Catholic Diocese of Cleveland

1404 East 9th Street | Cleveland, Ohio 44114

Los líderes católicos hispanos y los obispos diocesanos se reúnen en Detroit para el V Encuentro de la Región 6

Más de 300 personas, incluidos obispos, clérigos, delegados diocesanos, observadores y medios de comunicación, se reunieron en el Seminario Mayor del Sagrado Corazón en Detroit, Michigan, del 2 al 3 de junio para el V Encuentro de la Región 6.

La Región 6 incluye todo Michigan y Ohio, un total de nueve diócesis y dos archidiócesis (Detroit y Cincinnati). A cada diócesis se le asignó una camisa de diferente color y se pidió a los delegados que usaran sus camisas el primer día. El gimnasio del seminario era un mar de color: rosa (color asignado por Cleveland), naranja, gris, azul claro, blanco, etc., mientras los delegados encontraban sus mesas asignadas. Las asignaciones de asientos intencionalmente mezclaron delegados de diferentes diócesis.

Durante el evento intensivo de dos días, oraron, asistieron a la misa, compartieron pensamientos y mejores prácticas para convertirse en discípulos misioneros alegres, para dar a los jóvenes una voz y un papel más importantes en la Iglesia, escucharon presentaciones de organizadores de eventos, observaron escenarios de juegos de rol y disfrutaron compañerismo, conversación y comida.

Al final del fin de semana, se forjaron nuevas amistades y algunos de los delegados esperaban compartir lo que aprendieron y discernieron en el V Encuentro nacional del 20 al 23 de septiembre en Grapevine, Texas, así como en sus diócesis locales.

El Obispo Nelson Pérez, quien preside el Subcomité de Asuntos Hispanos de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos, fue un miembro activo de la delegación de la Diócesis de Cleveland. Dijo anteriormente que fue formado por el proceso Encuentro como pastor y obispo.

“Hoy tengo la bendición de ser parte del V Encuentro como obispo y espero los muchos frutos que traerá a las diócesis y parroquias de todo el país”, agrego el Obispo.

Su amigo y compañero Obispo, José Arturo Cepeda, Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Detroit, celebró la misa de apertura a las 9 a.m. el 2 de junio. El homilista fue el Obispo Auxiliar de Detroit Donald Hanchon, de ascendencia polaca pero fluente en el español. El Obispo Hanchon comenzó a estudiar en México en la década de 1980 y se ha desempeñado como pastor de varias parroquias hispanas en la arquidiócesis.

La misa se celebró en español en la capilla del seminario. La homilía del Obispo Hanchon también fue en español. Su tema fue “Dar el Primer Paso”.

Cuando fue a México, el Obispo Hanchon dijo que “se quedó con una familia hermosa”. Tenía dos objetivos: poder contar una broma en español y celebrar misa en español. “Le pedí a Jesús que me ayudara a aprender a decir misa en español”. Después de seis meses, logró su objetivo.

“Estamos dando los pasos que tomó Jesús para que podamos cumplir su misión”, dijo el Obispo Hanchon, agregando que sus ojos se abrieron a los problemas y desafíos que enfrentan los hispanos y los latinos.

“Tenemos esperanza”, dijo. “El Espíritu Santo está presente aquí”.

El Obispo Hanchon dijo que cuando observa al Encuentro, ve a personas que dicen: “Estoy aquí, ¿cómo puedo ayudar?”, Quiero ser parte de la solución. Con una sonrisa en la cara y cargada de emoción, estamos tomando el primer, segundo y tercer paso “.

Después de la misa, el grupo regresó al gimnasio para el desayuno, la música, un resumen del día y la discusión. Las sesiones se enfocaron en involucrarse, oportunidades, desafíos y como acompañar a todos.

Durante una entrevista individual, el Obispo Cepeda compartió sus ideas sobre V Encuentro. El Obispo Cepeda es copresidente del comité nacional y ha estado involucrado en el proceso durante aproximadamente cinco años. Hizo su disertación doctoral sobre el Encuentro y la estructura del discernimiento desde las bases hasta el nivel nacional.

Explicó que Encuentro es un proceso de cuatro años, pero el seguimiento continuará a medida que continúen desarrollándose los eventos que evolucionaron a partir del proceso. “Encuentro comenzó como un plan nacional para los frutos del Ministerio Hispano”, dijo, y agregó que este Encuentro se desarrolló “desde la necesidad de escuchar a las personas hasta los nuevos desafíos en la Iglesia”. Dijo que también hay un énfasis especial en la juventud y cómo involucrar a más jóvenes en la Iglesia.

El proceso Encuentro evolucionó a partir de reuniones similares que tuvieron lugar en América Latina en la década de 1970. “Vea, juzgue y actúe son los tres procesos que fueron traídos a los Estados Unidos desde América Latina”, dijo el Obispo Cepeda.

“Comenzamos a entrar en el proceso de discernimiento, mirando cómo mis dones pueden ser mejor utilizados en la Iglesia”, agrego el Obispo Cepeda. El proceso comenzó a nivel parroquial, luego se movió al nivel diocesano y ahora al nivel regional. La información de cada paso se incorporará a los informes compartidos en la reunión nacional de septiembre. Los delegados al Encuentro nacional se asignan según el tamaño de la diócesis. El Obispo Cepeda dijo que se ordenó que los líderes, los adultos jóvenes, los catequistas con experiencia, el clero y las personas mayores sean parte de cada delegación para escuchar la mayor cantidad posible de voces de los fieles.

Aunque la idea se originó en América Latina, el Obispo Cepeda dijo que no tiene conocimiento de ningún otro país que emprenda un proceso tan extenso como este.

“Hace dos años visité al Papa Francisco para pedirle su bendición. Me dijo: ‘Hazlo, tienes mi bendición'”.

Hay mucho que aprender de la Iglesia estadounidense y el Obispo Cepeda dijo que espera poder compartir los resultados con el Papa.

“Este tipo de reuniones nos ayudan a concentrarnos en nuestra fe, en lo que es realmente importante”, agregó el Obispo.

El primer día concluyó alrededor de las 8:30 p.m.

Los delegados volvieron al seminario a las 7:30 a.m. el 3 de junio para el desayuno, la oración de apertura y una descripción general del día. Los temas para el segundo día se centraron en las prioridades pastorales, una presentación sobre la fructificación, las estrategias nacionales y la Misa de clausura, que fue celebrada en español por el Arzobispo Allen Vigneron de Detroit.

El Obispo Pérez fue el homilista (en español) en la Misa de clausura y se conectó con la congregación al compartir una historia sobre el encuentro con la Eucaristía.

“Algunas personas dicen ‘encontré a Jesús’. Pero no sabía que estaba perdido “, dijo el Obispo, mientras el grupo se reía. “Jesús es terco. Esperará, nos encontrará”.

El Obispo dijo al grupo que fue bendecido de ser parte de este fin de semana.

“Hoy, en su palabra Jesús nos dice que la Eucaristía es la base de la vida. La cima de la montaña es el lugar más alto y puedes ver a tu alrededor. Eso es lo que estamos celebrando hoy: la vista desde la cima de la montaña en la presencia de la Eucaristía “.

El Obispo describió la Eucaristía como una puerta que se abre entre la fe y la ciudad de Dios. “La presencia de la Eucaristía quema todas nuestras intenciones egoístas e ilumina nuestro deseo de ser uno en el Cuerpo y la Sangre de Jesús. La Eucaristía es esa puerta que nos lleva de un lugar a otro. La Iglesia es el Cuerpo y la Sangre de Cristo. Si pudiera encontrar una palabra para explicar cómo me siento con Jesús en mi corazón, es esperanza “, dijo el Obispo.

Pidió a los que tenían 35 años o menos que se pararan, que era aproximadamente una cuarta parte del grupo.

“Estos jóvenes necesitan ser escuchados. Son importantes, son el futuro. Pero no les damos el tiempo o el espacio. Bueno, el Papa dice que este es el momento”, dijo el Obispo Pérez.

“Recuerda: nadie puede quitarte la esperanza. Nunca pierdas la esperanza”, dijo.

Después de la misa, el grupo se reunió frente al altar para una última foto antes de regresar a casa.

Diocese of Cleveland © 2014 1404 East 9th Street | Cleveland, OH 44114
Phone: 216-696-6525 | 1-800-869-6525 (Toll Free in Ohio) info@dioceseofcleveland.org