Catholic Diocese of Cleveland

1404 East 9th Street | Cleveland, Ohio 44114

Un mensaje del Reverendísimo Obispo Nelson J. Pérez, obispo de la Diócesis Católica de Cleveland, al comienzo de la temporada de la Cuaresma:

El Miércoles de Ceniza marca el comienzo de la Cuaresma. Durante la Cuaresma, la Iglesia nos llama a dedicarnos a obras de misericordia espirituales y corporales a través de las cuales expresamos nuestra fe en acciones dirigidas a ayudar a otros en cuerpo y espíritu.

La Cuaresma es la época en que nos inspiramos para transformar nuestras vidas mediante la oración y la lectura de las Sagradas Escrituras, mediante el ayuno y la limosna. El ayuno es un signo de la disciplina cuaresmal diaria de las personas y los hogares. Nosotros ayunamos por ciertos períodos de tiempo; nos abstenemos de ciertos alimentos y también ayunamos de otras cosas y actividades. Del mismo modo, la entrega de limosnas es un esfuerzo por compartir este mundo por igual, no solo a través de la distribución de dinero, sino compartiendo nuestro tiempo y talentos.

Las disciplinas tradicionales de la Cuaresma son prácticas importantes para todos, pero el Papa Francisco nos está pidiendo – no, nos está desafiando – a ir aún más lejos. En su homilía cuando visitó la Catedral de los SS. Pedro y Pablo en 2015 en Filadelfia, el Santo Padre nos dijo: “Uno de los mayores desafíos a los que se enfrenta la Iglesia en esta generación es fomentar en todos los fieles un sentido de responsabilidad personal para la misión de la Iglesia y permitirles cumplir esa misión y además la responsabilidad como discípulos misioneros, como fermento del Evangelio en el mundo”.

¿Qué es lo que el Santo Padre nos pide que hagamos? En virtud de nuestro bautismo, estamos llamados a ser discípulos misioneros que conocen y viven la fe y comparten con confianza el Evangelio. El Papa Francisco quiere que formemos parte de una Iglesia que sale al encuentro, dando el primer paso y siendo activos; una Iglesia que se involucra, apoya y que da frutos, y al mismo tiempo se mantiene llena de gozo en el Señor.

¿Cómo podemos convertirnos en discípulos misioneros esta Cuaresma? Participe, enfóquese en ayudar a otros. Enfóquese en la práctica cuaresmal de la limosna, compartiendo los muchos dones que hemos recibido con aquellos que tienen menos, con los necesitados, con aquellos al margen de la sociedad. El Papa Francisco nos recuerda que “la Cuaresma es una temporada favorable para abrir las puertas a todos los necesitados y reconocer en ellos el rostro de Cristo”.

Que el Espíritu Santo nos haga discípulos misioneros en esta Cuaresma, trabajando juntos para llevar la alegría del Evangelio a las vidas de los demás.

Diocese of Cleveland © 2014 1404 East 9th Street | Cleveland, OH 44114
Phone: 216-696-6525 | 1-800-869-6525 (Toll Free in Ohio) info@dioceseofcleveland.org